Elogio de René-Louis Doyon a la caballa

Después de leer “Eloge du maquereau” de René-Louis Doyon en La Voie des indés 2016, me gustaría ofrecer las por medio de Serge Safran, Libfly, Aurélie y Marie y a los distintos editores por su trabajo.

En este ensayo (Éloge du maquereau), René-Louis Doyon no elogia la caballa en vino blanco, ni en papillotes, no en mostaza, sino en el comercio de caballa. ¿Pero en qué radica la profesión de este hombre encantador? La caballa, gracias a que esta profesión no es misógina, tiene la difícil labor de supervisar física, moral y financieramente a esos que hacen una carrera en la profesión más vieja de todo el mundo. Y no, la profesión más vieja de todo el mundo no es la de pastora o la de pastor… ¡No, te afirmo que no! Además, como se puede imaginar, la profesión de la caballa necesita múltiples entendimientos, el combate, la psicología, la contabilidad, el comercio. La caballa es entonces un enorme diplomático, con talentos heteroclítes, que sabe proteger la cabra (el cliente) y el repollo (el comerciante del amor). Pero, ¿qué piensa verdaderamente el creador de este entretenido ensayo?

Permítanme tranquilizarles, René-Louis Doyon no elogia a este odioso personaje que es la caballa, pero este último ha amado determinar el término caballa de la forma más completa viable. ¿Qué quería decir verdaderamente el creador en su ensayo? El interés de René-Louis Doyon por la palabra “caballa” denuncia el encarecimiento de la lengua francesa. Este es un tema que siempre estará en las novedades y que regresa regularmente adelante del ámbito. Achicar el vocabulario es arriesgado porque por el momento no facilita formular algunos conceptos de forma precisa y correcta. Pero, ¿es un lenguaje que evoluciona, porque está vivo, empobreciéndose? ¡Un enorme debate! Así, el creador entra en el meollo del asunto enseñando que una alabanza es también y más que nada un alegato razonado y mesurado. Desde ahí, en un texto entretenido e irónico, René-Louis Doyon adorna la palabra: “caballa”. Y aprendí bastante por medio de este ensayo, pero también sonreí, porque el texto es entretenido… En cualquier situación, la prosa de René-Louis Doyon me divirtió.

Así, en varios capítulos, el creador habla de los orígenes orientales de la palabra caballa, pero también de las traducciones de europa y chinas de esta palabra. ¿Por qué se usa esta o aquella palabra para designar la caballa en China, Italia, España, etc.? No obstante, las explicaciones dadas por el creador no son sólo lingüísticas, hay algunas históricas, fantasiosas, etc.. En cualquier situación, René-Louis Doyon tiene una cultura increíble y sus explicaciones son sorprendentes. Me siento bastante más capaz en este momento.

“Durante este viaje onomástico, tan riguroso como incompleto, alcanzamos una meta: que la palabra, cualquier persona que sea su forma original o metafísica, específica o alusiva, tenga un concepto orgánico, fundamental, infame. La caballa es un maestro, un dominador de las debilidades femeninas, asi sea por seducción, persuasión o, más que nada, no una ciencia infusa, una adivinación instintiva de la sexualidad femenina, cínicamente explotada contra toda modestia, moralidad y honor gracias a la singularidad del amor -y esta es su inmoralidad- simultáneamente que todavía es su único manipulador- y esta es su fuerza.

¿Cuál de ámbas definiciones de caballa elige? ¿La que doy en la apertura de este corto articulo o la del creador René-Louis Doyon a quien cito en forma de conclusión? ¿No me digas que es de René-Louis Doyon??

He despertado a los 30, divorciada. Ahora inicio una nueva etapa en este blog.
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *