Las sensaciones locas de August Strindberg

Después de leer “Sensations déraquées” de August Strindberg en el contexto de La Voie des indés 2016, quiero ofrecer las por medio de Chemin de Fer, Libfly, Louise y Aurélie, así como a los distintos editores que participaron en esta operación.

Como leí los artículos, escritos por Célina (a distingue de mí, ella tuvo la increíble iniciativa de capturar fotos de los distintos libros), aplicados a los libros de las ediciones ferroviarias, yo también quise conocer sus proyectos. Hasta entonces, La Voie des indés estuvo allí (gracias Aurélie). Voy a través de la lista de títulos ofrecidos en oposición a una revisión, y el milagro, me acercamiento con uno de mis autores preferidos, que no es otro que agosto Strindberg. “Inferno” es seguramente uno de mis libros preferidos. Y qué sorpresa cuando descubrí que “Crazy Sensations”, título del libro que aquí relato, correspondía al texto que llevó al creador sueco a escribir “Inferno”. Así, este librito de unas 50 páginas es en cierto modo una introducción, una precuela (término cinematográfico) a la obra de gran magnitud de Auguste Strindberg. Así que, si deseas leer “Inferno”, no tengas dudas en ponerte en contacto con este pequeño libro de ediciones del ferrocarril (no hay nada que dudar), más que nada porque este último te permitirá abarcar mejor lo que creo la obra más considerable de la autora sueca. Antes de seguir, me gustaría que supieran que las ediciones del chemin de fer tienen ilustraciones muy bellísimas que acompañan sus contenidos escritos. Entonces, empezaré diciendo unas expresiones sobre el texto, antes de comentar de los dibujos que lo acompañan.

“El sueño no hace feliz y en nuestra celda de torturas se oían gemidos y suspiros, suspiros de los hombres retrocedían después de millones de años de civilización en el estado del bruto o del salvaje soñando con los verdes pastos o quizás también de un óptimo asesinato, una violación o un incesto! »

El texto.

“Sensations déraquées” cuenta la narración de un hombre que deambula por las calles de Versalles y París. Además, este hombre, que se ve padecer de un trastorno mental, no reconoce nada de los sitios que antes le eran tan familiares. Entonces, este hombre perturbado avanza de calle en calle intentando de argumentar lo que le pasa, pero sin llegar a vencer sin importar la lógica científica de sus lágrimas y con el apoyo de las cuales espera solucionar su caos. Auguste Strindberg cuenta en su libro la narración de un hombre paranoico, demente, loco, un hombre que por el momento no sabe lo que está pasando, un hombre que está atrapado por su historia día tras día, por lo popular que se volvió irreconocible, Es la narración de un hombre atrapado por una vida que no le se ve real, es la narración de un hombre psicótico… No sé si seré propósito, porque para mí Auguste Strindberg pertence a los más enormes escritores de europa, pero encontré este texto fabuloso. La escritura del creador sueco es tan penetrante que uno tiene la impresión de experimentar la vivencia psicodélica del narrador. ¡Me encanta! ¡Me encanta! Además, cuando nos enteramos de que el escritor escribió esta historia en francés, sólo tenemos la posibilidad de contemplar su dominio de la lengua de Molière. Recuerdo que el creador es sueco y que su lengua materna es el sueco.

Las ilustraciones.

Pasemos en este momento a las ilustraciones de Renaud Buénerd. No sé si voy a poder comentar bien de ellos, pero tienes que entender que son dibujos abstractos. Hay círculos concéntricos o puntos circulares que recuerdan las tareas de Rorschach o los posos de café turco derramados en un platillo y en los que las ancianas leen el futuro. Baba Vanga logró lo mismo, creo. Pienso en la película Vértigo, de Alfred Hitchcock, donde también podemos encontrar estos círculos rojos, como para significar mejor el caos emocional del actor primordial. Sospecho que a eso se refería el ilustrador con sus dibujos. Resaltar la disparidad del narrador. Todo lo mencionado no es muy gay, pero es la historia del libro la que lo quiere. Admito que no soy un enorme seguidor, pero es sólo cuestión de deseos. Porque en el final me agrada bastante este libro objeto páginas cosidas, este libro se ve una creación llevada a cabo a mano, no industrial, sino artesanal. No sé qué es, pero el libro sólo se imprime en 900 ejemplares. De todos métodos, continuaré la aventura con esta editorial. Ya he visto tres títulos: “Dieu rend visite à Newton” de Stig Dagerman, “Dans les rues de Londres, une aventure” de Virginia Wolff y por último “Ad libido” (necesariamente con tal título).

Concluiré diciendo que los libros de ferrocarril tienen la posibilidad de ser regalos de Navidad muy lindos, harán las exquisiteces de más de uno.

¿Quién conocía esta editorial? ¿Y tú qué piensas? ¿Hay algo más

He despertado a los 30, divorciada. Ahora inicio una nueva etapa en este blog.
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *