Cartas de Inglaterra, Karel Capek

Cuando Ibolya Virág, traductora y editora de La baconnière, me ofreció la reedición de un libro de Karel Capek, un creador checo que aprecio principalmente, no dudé ni un momento. Además, poseo toda la colección de Ibolya Virág (una colección que tiene como propósito poner énfasis las proyectos maestras de la literatura centroeuropea). Además, necesitaba esta última reedición.

Karel Capek, uno de los más enormes escritores checos y también uno de los más traducidos de todo el mundo, no es sólo un narrador de ciencia ficción. Lejos de eso! El creador, que popularizó el término robot (acuñado por su hermano) a través de su obra “R. U. R. R. R.”, también escribió en otros géneros diferentes de la ciencia ficción. Además, es un libro de viajes del que les hablaré hoy, un libro titulado: “Letters from England”. Además, el libro podría haberse llamado “Letters from the United Kingdom” (me gustaría señalar que no tiene que ver con una independencia tomada por el traductor), porque el creador checo no sólo está de visita en Inglaterra, sino también en otras zonas vecinas, como Gales, Escocia, etc. De hecho, fue en 1920 cuando Karel Capek decidió llevar a cabo algunos viajes a Europa y visitó Italia y el Reino Unido, etc sitios. Este último país le logró querer escribir una historia de viajes (en 1923). Un viaje que aún no terminó, puesto que aquí nos encontramos hoy (en 2017) comentando de esto en mi blog. Así, en este períodico de viaje, Karel Capek examina primero Inglaterra y después, como he dicho antes, las otras zonas. Como resultado, podemos encontrar a un hombre interesante, feliz de conocer y transcribir para nosotros lo que ve, lo que siente y lo que siente. De hecho, en un corto párrafo, el creador checo habla de los olores tan característicos de cada país. Desde luego, el tema no está ahí, sino en las prácticas y hábitos de los británicos, pero también en la descripción de los panoramas y localidades que visita. Los domingos son tan desanimados, algunos barrios son verdaderamente muy pobres, otros tan pueblos y otros tan bellísimos, etc. Además, el creador acompaña su relato de viaje con varios dibujos, bocetos, muy simpáticos (por cierto), y por medio de los cuales tenemos la posibilidad de tener un concepto un poco más precisa, quizás, de lo que ve el novelista (ahora un turista).

También pude morder a una pareja escocesa, el hombre y la mujer. Los escoceses son en su mayoría personas robustas, con mejillas florecientes y cuellos fuertes; tienen varios hijos y nombres de clanes antiguos y amistosos. Sus faldas o faldas, sólo las llevan en el ejército o cuando tocan la gaita.

Así que, como he dicho antes, el creador está contento de estar donde está, de ver lo que ve, de vivir lo que vive, de sentir lo que siente, de escuchar lo que oye, es un hombre interesante e entusiasmado que se revela, pero también un hombre que algunas veces extraña a su país: la República Checa, o explicado de otra forma, a Checoslovaquia, porque en aquel instante era Checoslovaquia. No obstante, el tono del escritor, durante este relato de viaje, es entretenido, cáustico, vivo y picante. El propósito es servido por el tono y así sucesivamente. El creador es entretenido, no le falta humor y menos aún sabiduría. Enserio, la pasé realmente bien. Los capítulos se suceden muy rápidamente, no hay tiempo para aburrirse. Además, también nos llama la atención (a veces) hallar especificaciones que podrían corresponder a la Inglaterra de hoy, como si poco cambiara por último. “Cartas de Inglaterra” es un libro que facilita conocer el Reino Unido de 1923, pero también comprender mejor a un creador checo (en un registro distinto al de la ciencia ficción). Concluyo dando las por medio de Ibolya Virág por enviarme este libro, un libro que pude conocer de seguro. Gracias.

He despertado a los 30, divorciada. Ahora inicio una nueva etapa en este blog.
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *