Generación Beat: Nueva York, San Francisco, París, por Philippe-Alain Michaud

Hacía un largo tiempo que no iba a una exposición, pero cuando vi que había una en Beaubourg sobre el tema de la Generación Beat (del 22 de junio de 2016 al 3 de octubre de 2016) no pude resistirme. Este último está ubicado en el último piso del Centre Pompidou, justo antes de la entrada del lugar de comidas y de su magnífica terraza que da una magnífica vista de París! No tengas dudas en ponerte de humor, tomar una cerveza antes de tu visita a la feria y otra, justo después, para quedarte allí….

Unas expresiones sobre la exposición….

Fue el Centro Pompidou el que ideó el criterio de esta exposición sobre la Generación Beat. Además, hablamos de la primera retrospectiva en Europa encargada de esta corriente nacida en el planeta literario americano. Así, la exposición muestra, a través de un paseo geográfico, la época donde apareció la Generación Beat. Hay una magnífica máquina de escribir Underwood, pero también una grabadora, radio, teléfonos y un montón de elementos obsoletos que harán las exquisiteces de los fanáticos de la melancolia y las antigüedades. Además, hay bellísimas imágenes, un magnífico testimonio de una época, pero también hay contenidos escritos escritos a mano y otros libros. En esta exposición está primordialmente el manuscrito “On the Road” de Jack Kerouac completamente desplegado. El grupo es increíble con sus más de 36 m de extenso. Por otro lado (para el relato corto), el “Sur la route” de Jack Kerouac fué reelaborado, a lo largo de años, antes de ser recibido por una editorial. De hecho, la primera versión de un borrador escrito y anunciado en un rollo cilíndrico era tan difícil de continuar que ningún editor lo aceptó.
La exposición me pareció atrayente, pero me hacía falta algo… No podía decir qué, pero sé que no se encontraba totalmente satisfecho. Es verdad que es difícil hablar de la atmósfera de una época a través de una exposición, pero esta última está por otro lado por ver, más que nada para los interesados….

Unas expresiones sobre el catálogo de la exposición…

Por otro lado, mi falta se llenó en parte con el catálogo de la exposición, porque sigue muy bien la historia del movimiento Beat Generation. Debería haber leído el libro antes de proceder a la exposición. Como habréis comprendido, el libro es verdaderamente muy atrayente. De hecho, esta obra es el complemento especial a la exposición que merece ser vista (a pesar de mis pequeñas reticencias), fundamentalmente si estás entusiasmado en la Generación Beat. Para abreviar, aquí está sencillamente la contraportada:

“The Beat Generation nació en Nueva York en la década de 1940 del acercamiento de un pequeño grupo de escritores aún desconocidos: Jack Kerouac, William S. Burroughs y Allen Ginsberg. En dos décadas, irradiando más allá de este primer círculo, el movimiento adquirió una enorme notoriedad. Desde Greenwich Village hasta North Beach, el distrito literario bohemio de San Francisco, después más allá de las fronteras hacia México, Tánger, París y el Lejano Oriente, llevado por la intoxicación de los viajes y el gusto por la independencia, el espíritu de la Generación Beat se prolonga por todas partes. Retando la América consumista, segregacionista y reaccionaria, defendiendo sin doctrina un ideal contemplativo y nómada, el grupo multiplica los experimentos, formando el crisol de las contraculturas modernas.
Con más de quinientas proyectos y documentos, la exposición “Beat Generation” del Centre Pompidou pone en visión un movimiento que va bastante más allá de la vanguardia literaria. Los ensayos, testimonios, poemas y entrevistas recogidos en este libro ricamente ilustrado reflejan la efervescencia de uno de los movimientos culturales más predominantes del siglo XX.

Termino con mis interminables cuestiones… ¿Quién fue a conocer esta exposición? ¿Quién valora las proyectos del movimiento Beat Generation?

Competiciones externas

Este año he tenido la posibilidad de formar parte en la primera edición de un nuevo certamen literario que se titula “Fuera de certamen”, es como dicen en su página de Facebook el premio de la edición que no posee premio. Así que, como el inicio me pareció atrayente, quería decir unas expresiones sobre esto en mi sencillo blog. El premio, que está destinado a los autores de la edición sin dependencia, trabaja de la siguiente manera:

Inicialmente, editores, bibliotecarios, bloggers y otros socios reciben un catálogo de extractos de los 50 títulos preseleccionados. Después tienen hasta el 18 de septiembre para ofrecer los títulos que eligen.
En una segunda etapa, un jurado de periodistas literarios elegirá al creador ganador entre los ocho títulos más citados y entre los contenidos escritos terminados.

Aquí están los libros que he elegido:

1 – De la fabricación de los fantasmas de Franck Manuel a las Ediciones Anacarsis

2 – Sporting Club de Emmanuel Villin anunciado por Asphalte

3 – Monsieur Tout-Blanc de François Laut anunciado por el Atelier des Cahiers

4 – Tess y Raoul, anticipados por Breuilles de Cécile Delalandre editado por Le Bateau Ivre

5 – Phénix de Raymond Penblanc anunciado por LC Christophe Lucquin

6 – Las novedosas metrópolis del deseo de Eric Chauvier anunciado por Allia

7 – Cenaremos en francés con Albena Dimitrova en la Galaade Editions

8 – Anguila sous roche de Ali Zamir anunciado por Le Tripode

Mi preferido es el libro de Ali Zamir: Anguille sous roche, anunciado por Le Tripode.

Silencio, desde Shûsaku Endô

San Francisco Javier, el primer misionero católico portugués, tenía tanta cree por los japoneses que los llamó los más capaces de Asia. Además, el P. Sébastien Rodrigues conoce muy bien la posición de San Francisco Javier y su admiración por los japoneses. Afligido, el P. Sébastien Rodrigues volverá a reflexionar con algo de amargura y perplejidad.

¿Cómo podría ser de otra forma para nuestro devoto padre que está en un estado de confusión? El P. Sébastien Rodrigues se ve muy valeroso, así que el lector que soy lo admira, pero este último también está muy angustiado por su situación que nombraré por modestia de dificultosa. El catolicismo no huele a santidad en este Japón del tiempo Tokugawa, el país está cerrando y por el momento no quiere entender nada de los españoles y portugueses ni de sus misioneros. A los holandeses siempre se les facilita venir a comerciar, también son menos proselitistas, así que siempre… No obstante, es en este país donde el Padre Sébastien Rodrigues es enviado con dos de sus compañeros para seguir el trabajo de evangelización del país emprendido por su mentor. Así, este último no es otro que el misionero Ferreira y se rumorea que nuestro joven sacerdote Rodrigue tendrá que investigar. ¿Pero qué rumor? El misionero Ferreira habría negado su fe católica y tomado un nombre japonés. ¡No! ¡No! Irrealizable, el padre Sébastien Rodrigues no lo cree. Esta clase de cosas no tienen la posibilidad de pasar, porque Dios está con Ferreira, la escucha. ¿Pero lo oye siquiera??

“Eran mártires. ¡Pero qué mártir! He leído muchas de las historias en las vidas de los santos, y aprendí cómo sus almas habían regresado a su morada celestial, cómo habían sido bienvenidos a la gloria mientras los ángeles traspasaban sus trompetas. Tal es el brillante martirio que comunmente veo en mis sueños, pero el que en este momento les describo no tenía nada tan magnífico. Era miserable y lamentable. La lluvia incesante cae sobre el mar. Y el océano que los mató se eleva en un silencio sobrehumano.

El estilo de Shûsaku Endô, escritor católico japonés, es atrayente porque cambia. De hecho, el creador adopta al principio el modo de escritura epistolar, pero muy rápidamente redacta en tercera persona antes de finalizar su libro con un cuaderno de bitácora. Tienes que estar concentrado. El estilo del creador es riguroso, desde luego, pero también increíblemente poético, como sin lugar a dudas habrán notado en el pasaje previo.

Así, el creador japonés Shûsaku Endô, en su novela histórica “Silencio”, nos transporta a una época desfavorable para los católicos. Así que nos encontramos en Japón cerca del año 1614 y el catolicismo está contraindicado, los católicos son perseguidos en tanto que los misioneros son perseguidos. No obstante, el Papado continúa mandando jesuitas para enseñar a Cristo a los japoneses. Entonces, el P. Sébastien Rodrigues tendrá que realizar su difícil misión en un país arriesgado para él y para la entidad que representa. Así, nada se le ahorrará al héroe del libro que será perseguido moral y físicamente. Sébastien Rodrigues dudó de su fe y compartió con nosotros, a través de la fantástica pluma de Shûsaku Endô, sus andanzas, sus cuestiones espirituales y filosóficas. El P. Sébastien Rodrigues también sufrirá físicamente y no se le perdonará nada, no a nosotros, leyentes alerta. Para soportar el padecimiento moral y físico, el P. Sébastien Rodrigues buscaba la asistencia de Dios, a quien pedía todo el tiempo respuestas. No obstante, nuestro desafortunado jesuita no recibirá nada a cambio, a sus quejas espirituales, sino un extenso y profundo “Silencio”.

Como habréis comprendido, me ha encantado esta robusta y atractiva novela histórica que nos comunica así sobre un período irreconocible en Japón. ¿Qué dice usted?