Las sensaciones locas de August Strindberg

Después de leer “Sensations déraquées” de August Strindberg en el contexto de La Voie des indés 2016, quiero ofrecer las por medio de Chemin de Fer, Libfly, Louise y Aurélie, así como a los distintos editores que participaron en esta operación.

Como leí los artículos, escritos por Célina (a distingue de mí, ella tuvo la increíble iniciativa de capturar fotos de los distintos libros), aplicados a los libros de las ediciones ferroviarias, yo también quise conocer sus proyectos. Hasta entonces, La Voie des indés estuvo allí (gracias Aurélie). Voy a través de la lista de títulos ofrecidos en oposición a una revisión, y el milagro, me acercamiento con uno de mis autores preferidos, que no es otro que agosto Strindberg. “Inferno” es seguramente uno de mis libros preferidos. Y qué sorpresa cuando descubrí que “Crazy Sensations”, título del libro que aquí relato, correspondía al texto que llevó al creador sueco a escribir “Inferno”. Así, este librito de unas 50 páginas es en cierto modo una introducción, una precuela (término cinematográfico) a la obra de gran magnitud de Auguste Strindberg. Así que, si deseas leer “Inferno”, no tengas dudas en ponerte en contacto con este pequeño libro de ediciones del ferrocarril (no hay nada que dudar), más que nada porque este último te permitirá abarcar mejor lo que creo la obra más considerable de la autora sueca. Antes de seguir, me gustaría que supieran que las ediciones del chemin de fer tienen ilustraciones muy bellísimas que acompañan sus contenidos escritos. Entonces, empezaré diciendo unas expresiones sobre el texto, antes de comentar de los dibujos que lo acompañan.

“El sueño no hace feliz y en nuestra celda de torturas se oían gemidos y suspiros, suspiros de los hombres retrocedían después de millones de años de civilización en el estado del bruto o del salvaje soñando con los verdes pastos o quizás también de un óptimo asesinato, una violación o un incesto! »

El texto.

“Sensations déraquées” cuenta la narración de un hombre que deambula por las calles de Versalles y París. Además, este hombre, que se ve padecer de un trastorno mental, no reconoce nada de los sitios que antes le eran tan familiares. Entonces, este hombre perturbado avanza de calle en calle intentando de argumentar lo que le pasa, pero sin llegar a vencer sin importar la lógica científica de sus lágrimas y con el apoyo de las cuales espera solucionar su caos. Auguste Strindberg cuenta en su libro la narración de un hombre paranoico, demente, loco, un hombre que por el momento no sabe lo que está pasando, un hombre que está atrapado por su historia día tras día, por lo popular que se volvió irreconocible, Es la narración de un hombre atrapado por una vida que no le se ve real, es la narración de un hombre psicótico… No sé si seré propósito, porque para mí Auguste Strindberg pertence a los más enormes escritores de europa, pero encontré este texto fabuloso. La escritura del creador sueco es tan penetrante que uno tiene la impresión de experimentar la vivencia psicodélica del narrador. ¡Me encanta! ¡Me encanta! Además, cuando nos enteramos de que el escritor escribió esta historia en francés, sólo tenemos la posibilidad de contemplar su dominio de la lengua de Molière. Recuerdo que el creador es sueco y que su lengua materna es el sueco.

Las ilustraciones.

Pasemos en este momento a las ilustraciones de Renaud Buénerd. No sé si voy a poder comentar bien de ellos, pero tienes que entender que son dibujos abstractos. Hay círculos concéntricos o puntos circulares que recuerdan las tareas de Rorschach o los posos de café turco derramados en un platillo y en los que las ancianas leen el futuro. Baba Vanga logró lo mismo, creo. Pienso en la película Vértigo, de Alfred Hitchcock, donde también podemos encontrar estos círculos rojos, como para significar mejor el caos emocional del actor primordial. Sospecho que a eso se refería el ilustrador con sus dibujos. Resaltar la disparidad del narrador. Todo lo mencionado no es muy gay, pero es la historia del libro la que lo quiere. Admito que no soy un enorme seguidor, pero es sólo cuestión de deseos. Porque en el final me agrada bastante este libro objeto páginas cosidas, este libro se ve una creación llevada a cabo a mano, no industrial, sino artesanal. No sé qué es, pero el libro sólo se imprime en 900 ejemplares. De todos métodos, continuaré la aventura con esta editorial. Ya he visto tres títulos: “Dieu rend visite à Newton” de Stig Dagerman, “Dans les rues de Londres, une aventure” de Virginia Wolff y por último “Ad libido” (necesariamente con tal título).

Concluiré diciendo que los libros de ferrocarril tienen la posibilidad de ser regalos de Navidad muy lindos, harán las exquisiteces de más de uno.

¿Quién conocía esta editorial? ¿Y tú qué piensas? ¿Hay algo más

Nocturne du Chili, de Roberto Bolano

“Nocturne du Chili” de Roberto Bolano, es un libro que me recomendó Ingannmic del blog book’ing y quería agradecerle por este consejo. De hecho, esta novela chilena, construida sobre la forma de un extenso monólogo interior, me subyugó. Pero, ¿quién es este hombre que derrama (quizás no tan libremente como parece) sobre su pasado?

Así, seguimos la crónica de un hombre que, en su lecho de muerte, decidió tranquilizar su conciencia. Este moribundo no es otro que un sacerdote, el padre Ibacache, que también fue escritor, poeta, pero también (y sobre todo) crítico literario. La novela empieza con las siguientes líneas, que en el instante me llevaron lejos.

“Ahora mi muerte está aquí, pero aún tengo bastante que decir. Se encontraba pacificamente conmigo misma. Discreto y pacificamente. Pero súbitamente se dieron a conocer cosas. Este joven de pelo blanco es el culpable. Se encontraba pacificamente. En este momento no estoy pacificamente. Hay que aclarar algunos puntos. Entonces, me apoyaré en un codo, levantaré mi cabeza, mi noble líder temblando, y buscaré al costado de los recuerdos aquellas acciones que me justifican y entonces negaré las infamias que el joven de pelo blanco ha esparcido por mi descrédito en solo una noche de relámpagos brillantes. «

¿Pero de qué debe culparse el padre Ibacache? ¿Qué logró en su juventud que bien podría haber pesado en su conciencia? ¿De qué es culpable este? ¿Es culpable de algo? Entenderemos de qué es responsable éste. Mientras el texto avance, el creador destilará, como el extenso veneno que roe la cabeza del padre Ibacache, las pistas que nos permitirán continuar (en parte) el pasado de este hombre que se desplaza. De hecho, este libro es bastante más que un extenso monólogo, es una confesión de un ex sacerdote que lamenta algunos actos de su pasado. Por otro lado, el Padre Ibacache se arrepiente sin parecer verdaderamente arrepentido y este es el colmo del arrepentimiento para un sacerdote que se confiesa por última vez… El Padre Ibacache habla de su historia y de la crónica de su país, porque lo que está en juego es la crónica de Chile y la dictadura de Pinochet. Es entonces comprensible que el hombre de la iglesia, de las letras y de la civilización fuera ilustrado brillantemente por la inacción y el silencio. Entonces, la historia del Padre Ibacache es un poco como la crónica de miles de individuos cerca del mundo que se han callado en vez de denunciar guerras y dictaduras, pero también es la crónica de miles de individuos cerca del mundo que eligen voltear la cabeza en vez de asistir…”. Nocturne du Chili” de Roberto Bolano es un libro que cuenta la crónica de Chile a través de los ojos de un adulto mayor que se siente culpable, pero no responsable. Además, el tema de esta novela chilena es también el de la compromiso individual. ¿Cuándo somos responsables de tal o cual situación? El padre Ibacache era un cobarde, ¿pero habríamos actuado de otra forma en su lugar?

Les invito a conocer esta obra increíblemente poética, pero simultáneamente muy fría y perturbadora. Precisamente, algunos pasajes oscuros tienen la posibilidad de postergar más de uno, pero la riqueza estilística del texto verdaderamente merece el desvío. El creador alterna oraciones cortas con oraciones en ocasiones increíblemente largas. Además, Roberto Bolano también juega con la transcripción de los diálogos y los podemos encontrar en numerosas formas que no voy a enumerar aquí. “Nocturne du Chili” es el primer libro del chileno Roberto que leí, pero aprendí que también era el más alcanzable y con el que tenía que comenzar a conocer al creador. Roberto Bolano se considera uno de los escritores chilenos más emblemáticos de su generación, es un escritor puesto en compromiso, un humanista que murió bastante próximamente en 2003, a la edad de 50 años, gracias a un inconveniente hepático.

¿Quién ha leído este libro antes? ¿Qué te pareció?

Kesengawa, de Naoya Hatakeyama

Después de leer “Kesengawa” de Naoya Hatakeyama como parte de La Voie des indés 2016, me gustaría ofrecer las por medio de Light Motiv, Libfly y Aurélie, así como a los distintos editores que participaron en esta operación.

El terremoto del 11 de marzo de 2011 que causó un tsunami frente a las costas de Japón (isla de Honshu) dejó su marca en los japoneses y en el planeta para toda la vida. Así, el desastre habrá provocado más de 18.000 muertos y desaparecidos. Es este drama el que Naoya Hatakeyama escoge contarnos a través de una clase de cuaderno de bitácora. De hecho, en este último, el creador y fotógrafo japonés narra su viaje de una forma emocionante y modesta. ¿La madre de Naoya Hatakeyama sigue viva? Porque ésta es de la región afectada por el tsunami, así que el fotógrafo escoge irse, tomar la idea, proceder a donde debe estar su madre… Y después, Naoya Hatakeyama no se olvida de estas dos hermanas, ellas también son de la región devastada, para ellas también él teme lo malo.

“Se ha salvado todo o no, el resultado ya debe ser popular. Pero no. Ya que ni yo ni esos con los que me encontré hasta la actualidad, ya que nadie conoce este resultado, es que todavía no existe en ninguna parte. Inclusive si algo está pasando, nada sucedió todavía. ¿Es eso ilógico? Al opuesto, es la lógica misma. No puedes llamar a la verdad lo que nadie siente, ¿me equivoco? Así que lo que está pasando allí todavía no es una situación. Así que, por favor, no digas “aniquilación”, no digas que es “sin promesa”.

En la sección primera del libro, el creador, en su sendero hacia lo irreconocible, recuerda su pasado, su niñez, su región natal… Así que nos lo cuenta a través de bellas imágenes que son apacibles, nostálgicas y bellas. Simultáneamente, Naoya Hatakeyama redacta contenidos escritos breves sobre sus intranquilidades, así como sobre las adversidades encontradas en su sendero. El pasado del fotógrafo japonés se ve ser feliz, eso es lo que uno siente cuando se desplaza por las fotografías. La naturaleza es tranquila y verde, los niños organizan una fiesta, otros juegan béisbol en el patio de la escuela mientras los hombres trabajan. Las fotografías se calman mientras la narración de la autora es perturbadora, el drama es palpable, asusta… Nos preguntamos qué está pasando, qué pasa con la familia de Naoya Hatakeyama que se las arregla para conseguir algo de información a través de su teléfono.

En la segunda parte del libro, es un testimonio de forma exclusiva fotográfico al que poseemos derecho y es brutalmente el tiempo presente el que resurge. En este momento las fotografías en enorme formato hacen el horror, el sitio destruido, la desolación aún más aparente… ¡Las expresiones son inútiles! Por último entendemos lo que solamente podíamos imaginar. Desde ahí, el tiempo se detiene y vuelve de la nada a lo irreconocible. Qué sorpresa para Naoya Hatakeyama…

“Kesengawa” es un “libro de testimonios” increíblemente conmovedor.

Concluiré diciendo unas expresiones sobre la edición, que es muy hermosa. No sé cómo se realizó la portada del libro, pero el tacto es muy divertido, increíblemente despacio, la sensación es muy atrayente. Añado una línea desde Élodie de Light Motiv, me enseña que es la laminación de tacto despacio la que otorga este toque muy divertido…

¿A quién le agradan las historias fotográficas?

Competiciones externas

Este año he tenido la posibilidad de formar parte en la primera edición de un nuevo certamen literario que se titula “Fuera de certamen”, es como dicen en su página de Facebook el premio de la edición que no posee premio. Así que, como el inicio me pareció atrayente, quería decir unas expresiones sobre esto en mi sencillo blog. El premio, que está destinado a los autores de la edición sin dependencia, trabaja de la siguiente manera:

Inicialmente, editores, bibliotecarios, bloggers y otros socios reciben un catálogo de extractos de los 50 títulos preseleccionados. Después tienen hasta el 18 de septiembre para ofrecer los títulos que eligen.
En una segunda etapa, un jurado de periodistas literarios elegirá al creador ganador entre los ocho títulos más citados y entre los contenidos escritos terminados.

Aquí están los libros que he elegido:

1 – De la fabricación de los fantasmas de Franck Manuel a las Ediciones Anacarsis

2 – Sporting Club de Emmanuel Villin anunciado por Asphalte

3 – Monsieur Tout-Blanc de François Laut anunciado por el Atelier des Cahiers

4 – Tess y Raoul, anticipados por Breuilles de Cécile Delalandre editado por Le Bateau Ivre

5 – Phénix de Raymond Penblanc anunciado por LC Christophe Lucquin

6 – Las novedosas metrópolis del deseo de Eric Chauvier anunciado por Allia

7 – Cenaremos en francés con Albena Dimitrova en la Galaade Editions

8 – Anguila sous roche de Ali Zamir anunciado por Le Tripode

Mi preferido es el libro de Ali Zamir: Anguille sous roche, anunciado por Le Tripode.