Milenio 4 de David Lagercrantz

Me gustaron bastante los tres primeros volúmenes de este thriller, así que sin importar la polémica que rodeó este cuarto episodio tras la desaparición de Stieg Larsson, quería conocer esta novela, que me regalaron en Navidad. Me gustaría señalar que leí los tres primeros cuando salieron, así que tenía algo de miedo de haberme olvidado de todo. Pero se encontraba deseando comprender a los protagonistas: la enigmática hacker Lisbeth Salander y el periodista de investigación que viene dentro Mikael Blomkvist.

Por suerte, durante todo el libro, principalmente al inicio y después a lo largo de una reunión entre el obsoleto tutor de Lisbeth y el periodista de Millennium, se recuerdan varios elementos… pero en ocasiones de una forma un poco bastante fuerte: observamos que el creador hace un esfuerzo por vincular su crónica con las anteriores. La trama es bastante más simple que en los primeros volúmenes y no tiene dentro las muchas ramificaciones a las que estábamos familiarizados.

La trama empieza con un enorme científico sueco especializado en informática y matemáticas, Frans Balder, que tiene información secreta y cree con razón que su historia está en riesgo. Llamó a Mikael para que le entregara información, pero fue ejecutado frente a su hijo autista, justo antes de que va a llegar el columnista. La policía y Mikael llevarán a cabo la investigación en paralelo porque cada parte sospecha de la otra. Nos encontramos contentos de comprender a los dos héroes y a Erika, la compañera del periodista, Bublanski, el policía, etc., y de conocer nuevos individuos, entre ellos Andrei, el encantador joven colaborador de Millennium.

Por otro lado, el creador tiende a ahogarse en algunos datos, lo que provoca que la lectura sea menos dinámica que en los volúmenes de Stieg Larsson. Entre otras cosas, todavía hay varios individuos, calles suecas con nombres tan improbables como los de los muebles de Ikea, y se requiere un esfuerzo para acordarse todo. Por otro lado, jamás entendemos si los individuos en cuestión serán indispensables para el resto de la trama; comunmente estamos con que alguien cuya vida se nos comenta a lo largo de dos páginas de todos modos sólo tiene un papel muy secundario. De la misma manera, algunos individuos o ocasiones son en ocasiones caricaturizados y poco creíbles, como la escena de seducción de Andrei por una mujer tan enigmática como espantosa.

Me percaté de que el inicio era difícil para ingresar en la novela. Entonces, es preferible, pero el suspenso no está ahí como en los primeros volúmenes que no podía dejar ir, el lector no está tan inmerso en la espera. En relación a la escritura, es muy oral, porque se constituye de varios diálogos; no posee una calidad literaria especial.